Perseverancia

1816 ~ Su familia fue forzada a salir de su hogar. A la edad de 7 años tuvo que empezar a trabajar para ayudar con los gastos.
1818 ~ Su madre falleció.
1831 ~ Fracasó en todos los negocios que emprendió.
1832 ~ Compitió para la Legislatura estatal y perdió. También perdió su trabajo y fue rechazado para entrar a la escuela de leyes.
1833 ~ Pidió prestado un dinero para empezar un negocio, fracasó y gastó 17 años de su vida para pagar la deuda.
1834 ~ Volvió a competir para la legislatura estatal y ganó.
1835 ~ Se comprometió en matrimonio, su novia murió.
1836 ~ Tuvo una crisis nerviosa y estuvo en cama por 6 meses.
1838 ~ Compitió para presidente de la cámara estatal y otra vez fue derrotado.
1840 ~ Se postuló para gobernador y fue derrotado.
1843 ~ Compitió para el congreso federal, y perdió.
1846 ~ Se postuló de nuevo para el congreso federal y ganó
1848 ~ Compitió en la reelección del congreso, y volvió a perder.
1849 ~ Se postuló para Oficial estatal y fue rechazado.
1854 ~ Compitió para senador y volvió a perder
1856 ~ Buscó la nominación a la vicepresidencia y obtuvo la ridícula suma de menos de 100 votos.
1858 ~ Compitió de nuevo para senador, y ¿qué creen?... volvió a perder
1860 ~ Fue elegido presidente de su país…
Actualmente es quizás el presidente más querido y recordado en la historia de su país.
Su nombre:  Abraham Lincoln.
*******
¿Te has sentido alguna vez, como si ya no quisieras luchar mas o como si ya te cansaste de seguir tratando?
Es de humanos tratar, fracasar, levantarse, y seguir tratando, hasta lograr lo que se está buscando. No podemos ponernos una meta al frente, y luego ser nosotros mismos los que no queramos llegar a ella. No podemos decir “hoy quiero esto”, y mañana decir “hoy quiero aquello”. Porque si nuestros pensamientos andan en confusiones o con cambios de ideas sin frenos no habrá manera de poder lograr alguna meta en nuestra vida.
En la biblia, en el libro de Éxodo, vemos cómo el pueblo Israelita iba camino hacia una tierra que Dios le había prometido. El Señor nunca los dejó, nunca se apartó se ellos, y siempre los bendijo durante todo el camino. Pero vemos que en el capítulo 14 se encontraron frente al mar rojo, y al otro lado tenían al ejercito egipcio. Ellos, sabiendo que Dios mismo fue el que los liberó de la mano de Faraón, comenzaron a rendirse al encontrarse entre la espada y la pared; entre el mar y el ejercito enemigo.
Así mismo sucede con muchos que, comenzando a caminar hacia sus metas, se rinden cuando ven las adversidades y retos, olvidándose que Dios está a su lado, que con él todo es posible. Dice la palabra en Josué 1:9 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. Aunque veas como si nada te sale como lo planificaste, recuerda que con el Señor todo es posible, que él te guiará por el camino que necesitas caminar.
No te rindas, sigue caminando. Si sientes que nada te sale bien puede ser que esa no sea la ruta que el Señor quiere que tú tomes. Puede ser que él tiene algo mejor para ti; un camino diferente donde al final encontrarás grandes bendiciones, mayores y mejores de las que tú pensabas lograr.
Deja que sea Dios quien guie tus pasos hacia lo que deseas lograr. Él saber llevarte hacia el lugar seguro.
Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Salmo 46:1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios