Ahora que estoy vivo

Esto es lo que muchos padres, ya ancianos, desean de sus hijos:

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo y no una noche entera cuando yo muera.

Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo, y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando yo muera.

Prefiero que hagas una sola llamada o viajes para verme ahora que estoy vivo y no emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.

Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo y no me envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que elevemos una corta oración ahora que estoy vivo y no una larga misa y cuarenta rezos cuando yo muera.

Prefiero que me digas unas palabras de aliento ahora que estoy vivo y no un desgarrador poema cuando yo muera.

Prefiero escuchar un solo acorde de guitarra ahora que estoy vivo, y no una conmovedora serenata cuando yo muera.

Prefiero que me dediques una leve plegaria ahora que estoy vivo y no un poético epitafio sobre mi tumba cuando yo muera.

Prefiero que poses tu mano sobre mi hombro ahora que estoy vivo y no que solo esperes cargar mi ataúd sobre tu hombro cuando yo muera.

Prefiero apreciar contigo una flor que está naciendo ahora que estoy vivo y no grandes coronas de flores que adornarán la tristeza cuando yo muera.

Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy vivo y no de grandes manifestaciones cuando yo muera.

*******

¿Cuánto tiempo les has dedicado, en estos días, a tus viejitos?

Qué triste es ver tantos ancianos, y no muy ancianos, estar solos, sin alguien que los visite o les busque. Es triste verlos pasar por necesidades teniendo tantos familiares que les podrían ayudar. Es triste verlos llegar a un hospital y estar allí postrado en una cama sin tener algún familiar que les visite; solos, como si Dios le hubiera rebatado toda la familia que tenía.

Hay quienes, con el pretexto de que no tienen dinero, no viajan para ver a sus padres, talvez ya ancianos, pero cuando sus padres mueren, por obra de magia, aparece dinero para el viaje, para la estadía, y hasta para pagar el funeral. Pero, mientras sus padres vivieron no se preocuparon por ellos, mientras ellos sufrían por ver a sus hijos.

Hay quienes hablan tantas palabras negativas de sus padres, porque todo lo que sus padres hicieron por ellos, la educación que les dieron, por su propio bien, lo tomaban como si fuera un castigo en vez de una lección. Entonces, viven pensando en todo lo negativo, y por tal razón, no le dirigían la palabra, no los llamaban, no les decían cuanto les querían, pero cuando los padres mueren, entonces dicen, papi y mami eran los mejores del mundo, me supieron educar con respeto, los amaré toda la vida. Delante de su ataúd riegan lagrimas diciéndoles cuanto los amaban.

¿Por qué esperar a que la muerte toque la puerta de los tuyos, para entonces demostrarles el amor que sientes por ellos? Dios ve a diario nuestra manera de vivir. Él sabe cómo tú vives cada día. Sin embargo, te sigue amando con un amor sincero y verdadero. Él sabe que de la misma forma que tú has tratado a tus padres lo has hecho con él. No lo llamas, no lo buscas, no le dices que lo amas, pero cuando la muerte está tocando a tu puerta, entonces, clamas a él, le adoras, le dice cuanto lo amas, y lo buscas cada día de tu vida. Sin embargo, Dios te sigue amando de la misma manera que te ha amado desde el día que naciste.

No esperes a perder a los tuyos para expresarle y demostrarles tu amor. Hazlo ahora, porque mañana puede ser demasiado tarde. Hoy estamos vivos, mañana, no sabemos ni si nos levantaremos de la cama. Por lo tanto, aprovecha el día de hoy y diles cuanto los amas. No solo a los tuyos, sino, también a nuestro Padre celestial.


Isaías 55:6-8 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

Comentarios

  1. Lindo mensaje mi hermano Pepe, Dios le siga dando mucha sabiduria y sobre todo su bendicion. 👍🙏

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Amén. Muchas gracias, la gloria es toda para Dios. No sé quién escribe, pero le agradezco sus palabras. Que el Señor le bendiga mucho.

      Borrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

La Caja Llena de Besos