Mejor Calla y Espera


Benjamín Franklin aprendió que esparcir yeso en los campos haría crecer las cosas. Se lo dijo a sus vecinos, pero no le creyeron, argumentando que el yeso no ayudaría para nada al crecimiento del pasto ni del trigo.

Pasado un tiempo, que ya se habían olvidado del asunto, se fue al campo temprano en la siguiente primavera y sembró trigo.  Cerca del camino, por donde los vecinos pasaban, trazó algunas letras con su dedo y puso yeso en ellas.

Al cabo de una o dos semanas, la semilla brotó.  Sus vecinos, al pasar por allí, se quedaron boquiabiertos cuando lo vieron.  De un verde más brillante que todo el resto del campo, brotó el mensaje sembrado de Franklin en letras grandes: A esto se le echó yeso.


¡A Benjamín Franklin ya no le hacía falta discutir con sus vecinos sobre los beneficios del yeso!

La respuesta  a ciertos desacuerdos  quizá esté en dejar de hablar y probar juntos varias soluciones, medirlas y compararlas con las normas, y luego resumir el proceso de selección. Mientras tanto, los temperamentos se enfrían, la objetividad vuelve y pueden surgir nuevas opciones.

"La mejor manera de que alguien te agarre por el cuello es que mantengas la boca cerrada." 
 - Anónimo.

*******

¿Has escuchado la frase “mientras más calladito estés, más bonito te ves” o “más calladito te ves más bonito? Esas eran las frases de nuestros abuelos. Pero, aunque la frase no era cierta tenía un gran significado.

A la gente le gusta discutir mucho. Mientras una persona piense que tiene la razón no habrá manera de convencerla de lo contrario. Porque hay que entender que cuando una persona discute es porque en algún punto de la discusión piensa que tiene la razón en sus pensamientos.

No es malo discutir, sino, depende como se discuta. Se pueden discutir diferentes puntos de vista, porque todos pensamos diferente y tomamos las cosas diferente a los demás, pero sin ofender ni menospreciar la opinión ni el pensamiento de la otra persona. Porque todos somos diferentes. Pero si alguno quiere comenzar algún pleito en medio de la discusión, lo mejor es dejarlo ahí y no seguirla. Porque se puede tener una discusión de asuntos interpretativos, pero sin llegar a la pelea o al enojo.

Dice en el libro de Proverbios 26:4-5 que si una persona se pone brava en medio de una discusión, que no le respondas para que no caigas en su nivel. Pero si notas que esa persona está mal en su discusión, respóndele en manera de aclaración, para que no se crea que tiene la razón.

Todos tenemos el derecho de tener nuestra propia opinión, respetando la de los demás. El único problema está en la persona que piensa que tiene toda la razón, y que nadie sabe más que él o ella. Y por tal razón esa persona nunca va a ceder en sus pensamientos, porque solo ella sabe.

Lo único que no debemos discutir es la palabra de Dios. La palabra está escrita, y nadie la debe discutir. Cada cual la interpreta a su manera, aunque la biblia no necesita ser interpretada porque toda la palabra está clara. Ahí te dice lo que está bien, y lo que está mal. Y eso no hay que discutirlo, solo presentar la palabra, y ella aclarará  todo.

Dios no quiere que discutamos como lo hacen los animales, que terminan enredados. Él quiere que hablemos las cosas. Si alguno no está de acuerdo con mi opinión, no hay problema. Si yo no estoy de acuerdo con la opinión del otro, no hay problema. Todos somos diferentes y tomamos las cosas de diferentes maneras.

No te creas sabio en tu propia opinión. Recuerda que todos pensamos diferente. Y al final, solo Dios tiene la razón.

Prov 26:12  ¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él.

Prov 15:23 El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡Cuán buena es!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios