No Apaguemos la Navidad

Hoy escribo en respuesta a los que me han preguntado y escrito referente a la navidad. Les escribo sin anécdota, para poder tener más espacio.

Se ha esparcido por las redes sociales ciertos comentarios acerca de la navidad; que es pagana, que el creyente no debe celebrarla, que no deben poner arbolitos, que no deben comer o beber ciertas comidas y bebidas, que no deben poner luces en las casas, y varias cosas más que han llevado a la confusión a un grupo de creyentes cristianos que desean celebrar con gozo.

Hay dos grupos de celebraciones el día 25 de diciembre. Hay un grupo de paganos que celebra ese día dedicándoselo a sus dioses. A la misma vez hay un grupo de cristianos que celebra ese día dedicándolo al Señor. Celebramos como el que celebra el cumpleaños de su hijo; con gozo, feliz porque ese ser nació, con bizcochos, comidas y refrigerios. Celebramos con gozo. Ese es el tipo de celebración que el cristiano celebra en la navidad. Celebramos el nacimiento de Cristo. A mí no me importa, ni siquiera me interesa, lo que celebre el pueblo pagano. A mí me importa lo que celebre yo en mi corazón.

El Rev. Luis M. Ortiz, y el Evangelista Yiye Ávila, hombres muy conocidos como siervos fieles del Señor veían con gozo el celebrar la navidad; ellos no eran paganos.

Existen tres tipos de Navidad:
1- La Pagana (para los dioses)
2- La Comercial (para los negocios - Santa Clos)
3- La Cristiana (para Cristo)

Dice la palabra de Dios en Colosenses 3:23-24 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”.

Por eso, en la navidad, mi corazón se llena de gozo el saber que Jesucristo nació para cumplir el mandato de su padre. Esa es la navidad del cristiano. Pero, lamentablemente, muchos han querido opacar el gozo del nacimiento de Cristo, comparándolo con las celebraciones paganas de la gente que no tiene a Cristo. El mundo celebra a Santa Clos, y engañan a sus hijos con mentiras, diciéndoles que Santa viene, y con eso borran a Cristo por un hombre que no existe. Pero el cristiano celebra el nacimiento de Jesucristo.

El pueblo pagano trajo la tradición del árbol ofrecido a sus dioses. Martin Lutero al ver un arbolito cubierto de nieve y el brillo de las estrella resplandeciendo en él, lo taló, lo llevo a su casa, y le puso velas y manzanas como un símbolo de alegría. ¿Cuál es tu arbolito, el del pagano, o el del cristiano?

¿Qué podemos comer o beber en la navidad?

Colosense 2:16  “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,”

Podemos comer y beber todo lo que no sea de pecado para Dios. La biblia nos dice lo que es pecado en cuanto a comida y bebida. Hay quienes no les agradan comer ni beber ciertas cosas, pues no lo hagas, porque para ti es pecado. Pero no hagamos a otro sentirse mal, solo porque pensamos que es pecado, porque dice la palabra que si traemos otro evangelio somos anatema. No podemos juzgar a nadie y que nadie nos juzgue.

Dice Pablo en 1Corintios 8:13 "Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano. "

Cada festividad tiene sus costumbres y tradiciones. Cuando usted va a una boda tienen comida, bebida, y muy en especial, el bizcocho. Se toca una música adecuada a la celebración del momento. La navidad también tiene sus costumbres y tradiciones; sus comidas, sus bebidas, y su música. No podemos celebrar navidad como si fuera una fiesta de cumpleaños, porque es una celebración especial.

Pero si a mi hermano le es pecado comer el lechon asado, el arroz con dulce, o los matutinos que se dan en navidad, pues ¿Por qué se lo he de ofrecer, si se que a él le es pecado?

Si en tu corazón el celebrar la navidad es pagana, no la celebres. Porque, ¿De qué te vale? Si en tu corazón el celebrar la navidad es para el Señor, entonces hazlo con gozo. Pero, sea de la forma que lo sientas no juzgue al otro.

Pero quiero aclarar que la navidad no es arruinarse, no es querer regalarle al mundo entero. No es dejar de pagar las deudas por comprar un regalo. Hay que ser sabio. Te digo más, no tienes que dar un regalo para celebrar la navidad, aunque eso es parte de la celebración. Hay quienes no tienen una buena navidad por un simple regalo. ¿Que mejor regalo que tener paz y gozo en familia ese día?

Celebremos ese día con gozo y paz en nuestros corazones. Celebremos el nacimiento de nuestro Señor. Celebremos como lo celebraría el verdadero cristiano que tiene a Cristo.


Dios quiere vernos gozosos, pero en paz y armonía. Siempre agradándole y sirviéndole a él. Celebra la navidad con los que la quieren celebrar, pero hazlo para el Señor.
Romanos 14:6  El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios