El Tiempo

Un hombre decidió pasar algunas semanas en un monasterio de Nepal.
Cierta tarde entró en uno de los numerosos templos de la región y encontró a un monje sentado en el altar, sonriendo. Le preguntó por qué sonreía. “Porque entiendo el significado de los plátanos”, fue su respuesta.
Dicho esto, abrió la bolsa que llevaba, extrayendo de ella un plátano podrido. “Esta es la vida que pasó y no fue aprovechada en el momento adecuado; ahora es demasiado tarde.”
Seguidamente, sacó de la bolsa un plátano aún verde, lo mostró y volvió a guardarlo. “Esta es la vida que aún no sucedió, es necesario esperar el momento adecuado.
Finalmente tomó un plátano maduro, lo peló y lo compartió con él. “Esta es la vida en el momento presente. Aliméntate con ella y vívela sin miedos y sin culpas.

*******
¿Cómo has aprovechado tu vida?, tanto en lo personal como en lo espiritual.
Vivimos en tiempos difíciles donde la economía y los empleos van escaseándose cada día más. Por tal razón tenemos que buscar la forma de prepararnos y buscar alternativas para seguir prosperando y echando para delante. No podemos dejarle todo a Dios en sus manos. Mientras nosotros podamos hacer las cosas tenemos que hacerlas y Dios nos ayudará. Pero si hay situaciones en las que no podamos hacer algo, entonces Dios lo hará por nosotros; si tienes fe.
Tomando el ejemplo de los plátanos en la anécdota podemos hablar de varios puntos:
El Plátano Podrido: Cada día que pasa hay muchos que viven a su manera, esperando, a ver qué sucederá el día de mañana. No trazan metas, no trazan planes, no estudian, no aprenden ningún oficio, si se quedan sin empleo no buscan la forma de aprender algo nuevo para superarse en otras cosas, no se preparan para hacer algo que les sea de bendición; en otras palabras, no hacen nada. Cada semana de cobro se va en pagos y alimentos, pero no pueden disfrutar la vida porque el sueldo no le da y tampoco ellos se mueven a buscar una nueva bendición. Su vida va de derrota en derrota y así mueren. Se van de este mundo de la misma forma que llegaron; sin nada.
Dios quiere bendecirnos, pero primeramente tenemos que buscar de Dios, entregarnos de corazón a Jesucristo, y luego pedimos por su ayuda, y les aseguro que él nos ayudará. Pero nosotros tenemos que dar el primer paso. Hay que aprovechar la vida, hay que disfrutar los momentos que Dios nos ha dado. Esos momentos no se aprovechan en derrotas y depresiones, eso se aprovecha en el Señor, llenos de bendiciones. Dios no puede contar con una persona que no está dispuesta a trabajar y luchar por lo que quiere, porque no le es útil para su obra.
El Plátano Verde: Hay quienes se encuentran en tiempos de preparación. Los que aún no pueden hacer mucho, porque no están preparados, pero que se están preparando. No se puede llegar a la madures si no hay preparación. Hay que mantenerse en el camino que va hacia la meta, hacia el triunfo, hacia la bendición. Dios mira a esos corazones dispuestos a superarse, porque esa clase de gente puede ser de mucha bendición para su obra.
El Plátano Maduro: Hay quienes ya están listos para trabajar. Listos para enfrentarse a la vida, y más que todo, para disfrutarla. Esta es la persona que Dios busca para comenzar a trabajar en la obra del Señor, porque ha demostrado preparación y madures. Tenemos que mirar hacia el frente. No podemos cerrar los ojos, porque en un abrir y cerrar de ojos muchas cosas pueden pasar. Tenemos que estar sobrios y despierto en todo tiempo. Mirando por cada oportunidad que se presenta, sea en lo personal o en lo espiritual.
El Señor está buscando obreros para su obra. Él cuenta con gente, no llena de estudios, pero llenas del Espíritu Santo. Porque si están llenas del espíritu podrán ser dirigidas por el Señor. Pero si están llenas de letras y no del espíritu hablarán y dirán los que a ellos les parezca, lo que creen y lo que ellos piensen, y no lo que Dios verdaderamente enseña en su palabra.
Si quieres ser parte de la obra de Dios, tienes que madurar en el Señor y en tus pensamientos. Si quieres prosperar en la vida, necesitas proponértelo y hacerlo. Pero ponte en las manos del Señor y verás el llamado de Dios para su obra, y la victoria en tu vida.
Juan 10:10 ...; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Efesios 5:16 Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Lucas 10:2 Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; …


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios