Anillo de Compromiso

Un muchacho entró con paso firme a la joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuviera.

El joyero le presento uno. La hermosa piedra solitaria brillaba como un diminuto sol resplandeciente. El muchacho contemplo el anillo y con una sonrisa lo aprobó. Preguntó luego el precio y se dispuso a pagarlo.

¿Se va usted a casar pronto? – Le preguntó el joyero. ¡No!  – respondió el muchacho – Ni siquiera tengo novia.

La muda sorpresa del joyero divirtió al comprador. Es para mi mamá – dijo el muchacho.

Cuando yo iba a nacer estuvo sola; alguien le aconsejó que me abortara antes de que naciera, así se evitaría problemas. Pero ella se negó y me dio el don de la vida. Y tuvo muchos problemas. Muchos. Fue padre y madre para mí, y fue amiga y hermana, y fue mi maestra. Me hizo ser lo que soy. Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso. Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que, si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella. Quizás después entregue otro anillo de compromiso. Pero será el segundo.

El joyero no dijo nada. Solamente ordenó a su cajera que hiciera al muchacho el descuento aquel que se hacía nada más a los clientes importantes.

*******

¿Es acaso, el decir gracias, mayor que el demostrar el agradecimiento?

Pude notar, con algo de asombro, la forma en que la gente se expresó a través de las redes cibernéticas, mayormente el Facebook, con detalles acerca de sus madres en el día dedicado a ellas. Mi sorpresa fue grande porque pude ver mujeres que no veía hace algún tiempo. Mujeres mayores de edad que conocí cuando niño, y hacía años que no las veía. Fue muy hermoso poder ver todos esos rostros de nuevo.

En esos detalles podíamos ver palabras expresadas hacia ellas, fotos y videos de recuerdos con ellas, y hasta fotos y videos reciente demostrando la admiración por ese ser amado. Muchos pusieron sus fotos con su madre en conjunto con el lazo color rosa (símbolo del cáncer en la mujer) y con la palabra “I love Mom.” Eso estuvo muy bonito.
Mi pregunta es; ¿Le demuestras a tu madre ese mismo amor y esa pasión cuando la tienes de frente? ¿Le demuestras tu agradecimiento en todo tiempo? Si vives lejos de ella, ¿La llamas semanalmente para saber cómo está? ¿La visitas cada vez que tienes la oportunidad?

Las acciones valen más que las palabras. A veces es mejor demostrar el amor sin decirlo, que decirlo y no demostrarlo. No solamente con la madre, sino también con el padre, el conyugue, los hijos, familiares y amistades. Muchos esperan un día especial para decírselo o expresarlo, pero luego siguen el mismo patrón. Otros esperan que ese ser querido se muera, para entonces ir a la tumba y expresarle todo lo que sienten; como si el difunto estuviera escuchando. Por eso yo digo, que es mejor una persona muda que demuestre amor, que la que tiene mucha palabrería, pero no demuestra nada.

Dios siempre demuestra su amor por nosotros. Talvez no lo escuchamos, pero lo podemos leer en su palabra (biblia) y lo podemos sentir en todo lo que nos rodea. Él nos da la vida, el aire, el oxígeno, el agua, el alimento, el sol, la luna, los árboles, y todo lo que nos rodea, completamente gratis. Y todo eso es solo por amor. Él nos ama tanto que no nos cobra por nada de eso. Desde luego, nosotros pagamos por el SERVICIO del agua y la luz, pero solo es por el servicio no la materia. Si cultiváramos nuestros propios alimentos no tuviéramos que pagar por ellos tampoco.

Seamos agradecidos en todo momento. Lo que tus padres han hecho por ti no tiene precio, y lo que Dios te ha dado no tiene precio ni comparación. Sed agradecido. Demostrémosle amor a todos nuestros seres queridos, y más que todo al Señor.

No esperes a algún día especial o a que se nos vaya de este mundo para poder expresarlo.
Hazlo hoy, mañana puede ser muy tarde.

1Corintios 10:30-31 Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias? Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Salmo 75:1 Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos, pues cercano está tu nombre; Los hombres cuentan tus maravillas.

1Tesalonisenses 5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

Colosenses 3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o, de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.


Romanos 7:25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

La Caja Llena de Besos