La Inmutabilidad de Dios


Un astronauta americano se preparaba para explorar el espacio exterior. Mientras él se preparaba, un periodista lo esperaba para hacerle una pregunta antes que despegara. Tan pronto el astronauta salió, el periodista corrió hacia él y le hizo esta pregunta:
- ¿En qué confía más para esta aventura?
El periodista esperaba que el astronauta le respondiera que confiaba plenamente en las grandes mentes que habían concebido la nave, los motores, los equipos electrónicos, y quizá en sus colegas del gran centro de seguimiento y control de Houston. O quizás en sus propias capacidades de navegación aérea. En vez de eso, el astronauta contestó:
- En que Dios no cambia sus leyes.
El astronauta sabía muy bien que su seguridad y el éxito de la misión dependían de las leyes de Dios. Pues es Dios quien ha establecido las leyes de la gravitación universal, las leyes físicas que rigen el universo, como también las leyes morales de las Sagradas Escrituras. Si sus leyes cambian, la nave no podrá lograr su objetivo.
*******
¿En qué o en quien confías tú más en la vida?
El diario vivir de la gente se basa en buscar logros y lograr sus objetivos para sentirse realizados en la vida. Para sentirse seguros de que van a poder lograr todos sus propósitos, la gente confía en que el banco le aceptará un préstamo para poder comenzar su proyecto. Ellos confían en que no perderán su empleo, el cual les ayuda en el sistema económico para pagarle al banco y así establecer un crédito para futuros proyectos. Ellos confían en la gente con quienes van a trabajar para lograr su objetivo. Ellos confían en que su proyecto será un éxito, de acuerdo con los planes realizados por ellos mismos. En resumen, ellos confían en ellos mismos.
Pero ¿Qué se les olvidó? ¿En qué o en quién se olvidaron confiar?
Se les olvido que sus vidas son controladas por nuestro Señor. Él es quien decide si viviremos o moriremos. Se les olvidó que todo lo podrán lograr si el Señor así lo permite. Por eso el apóstol Santiago dejó un consejo en Santiago 4:13-15 “¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”.
La NASA no puede lograr sus objetivos aéreos si Dios cambia las leyes de gravedad. Un astronauta, antes de aterrizar a la luna o cualquier planeta, tiene que dar varias vueltas alrededor del planeta hasta que encuentre el espacio de gravedad para poder aterrizar. Por eso es que los viajes son mas largos de lo que ellos calculan. Obligatoriamente tienen que confiar que habrá un espacio para poder lograr su objetivo. Todo es bajo el control de nuestro Señor.
Es bueno hacer planes y luchar por lograrlo. Es la única forma en que lo podrás lograr, ya que el Señor vendrá a hacerlo por ti. Pero no olvides que tienes que confiar en el Señor para que te dé salud, para que cuide de los tuyos y los mantenga en salud y protección, cosa de que no ocurra algo en donde tendrás que perder todos tus recursos guardados para tu proyecto. Y más que todo, tienes que confiar en el Señor te ayudará en tus planes. En otras palabras, tienes que confiar plenamente en el Señor.
El Señor está dispuesto a bendecir a aquellos que se esfuerzan y buscan progresar en algo que no es de su ofensa. Pero tenemos que mostrarle que todo está puesto en sus manos, para que se haga su voluntad. “Si Dios quiere”.
Proverbio 27:1 No te jactes del día de mañana; Porque no sabes qué dará de sí el día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios