El Ciego

Había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, decía: "Por favor, ayúdeme, soy ciego".

Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio.
Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él, el que re-escribió su cartel, y sobre todo, qué había escrito.


El publicista le contestó: "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras".
Sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: "HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA".

Cambiemos de estrategia cuando no nos sale algo, y verán que puede que resulte mejor de esa manera.

Te deseo un Feliz Día... y ten en mente que todo cambio, renueva día a día tu vida...
Lo difícil es encontrar nuevas estrategias para lograr respuestas diferentes.

*******

¿De qué manera ve usted las situaciones de este mundo?

Ver las noticias sería desanimarse, desear estar con el Señor o en otro lugar que no sea el mundo en el que estamos viviendo. Los crímenes aumentan, la tasa de desempleo aumenta, la gente no se lleva ni con sus propios familiares, si dices algo para aconsejar a alguien dicen que es porque estás criticando, si tratas de ayudar a alguien dicen que es por algún interés, no puedes defender tus derechos porque te puede costar la muerte por parte de la misma ley que conoce tus derechos, terremotos, sunamis, y tantas cosas negativas que no le da ánimo a nadie para ponerse de pies y marchar por un camino positivo. Encima de todo esto, la gente buena se muere, los que son buenos trabajadores son reemplazados por otros de menos experiencia y capacidad, y un sinfín de cosas que si las enumeramos todas nos volvemos locos. 

Pero… todo depende de la forma en que veamos las cosas.

Una cosa es que te presenten un cartelón que diga “se buscan empleados” a que el cartelón diga “tenemos empleos”. Porque si estás buscando empleados quiere decir que hay condiciones, pero si dices que tienes empleo quiere decir que hay trabajo para el que lo quiera. Es como cuando un varón le dice a su novia “me quiero casar contigo”. Esa frase tiene más valor si el varón saca un anillo de compromiso, se lo presenta a su novia, y entonces le dice “me quiero casar contigo”. Todo es dependiendo de la forma que lo expreses o lo veas.

Es cierto que las cosas en este mundo no están bien, pero yo recuerdo que para los años 70s y 80s todos decían lo mismo. “No hay empleos, hay muchos crimines, hay mucha pobreza”, etc., y todos los años que he vivido ha sido lo mismo. El mundo no ha tenido cambios, el único problema es que las cosas han ido en aumento; lo mismo, pero en mayor cantidad. En otras palabras, nada ha cambiado; y si nada ha cambiado, ¿De qué nos estamos quejando?

Cuando Dios creó este mundo y todo lo que en él habita, dijo que todo era bueno. En Génesis 1:31 dice “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. Pero la gente lo cambió todo desde el principio. Desde los tiempos de la biblia se veía la criminalidad, asaltos, leyes incorruptas, el primer maremoto, el cual vio el pueblo egipcio cuando perseguía a Moisés y al pueblo de Israel, (Éxodo 14:27) y todo lo que vemos hoy día. Entonces ¿Cómo podemos ver las cosas? ¿Qué podemos escribir en las pancartas? “Cristo Viene Ya”.

Dice la palabra que cuando todo esto que estamos viendo, ocurra, es porque el Señor se acerca. Veamos las cosas positivas, porque mientras las cosas sigan empeorando, para los que aman al Señor van mejorando. Ya pronto viene una mejor vida, llena de gozo y paz. Donde no habrá crímenes, donde no habrá frio ni calor, donde todo será gozo. Por eso hay que ver las cosas de forma positiva. Lo que está sucediendo, solo son principios de dolores.

El Señor nunca se olvida de nosotros, por eso no podemos perder la fe en él. Si de algo tenemos necesidad, él la suplirá. Solo confía, y espera en él. Está a punto de venir a buscarnos.


Marcos 13:8 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

Cuando La Vida Nos Presenta su Cuenta

La Caja Llena de Besos