No Te Des Por Vencido


A principio de la temporada de baloncesto de 1989, Michigan se enfrentó a Wisconsin. Faltando segundos en el último cuarto de hora, Rumeal Robinson de Michigan se vio en la línea de penalidad para lanzar dos tiros libres.

Su equipo estaba ansioso por un punto y él sabía que si podía anotar ambos tiros libres, Michigan ganaría. Tristemente, Rumeal falló ambos tiros. Michigan perdió frente a Wisconsin, y Rumeal fue a su vestidor sintiéndose aplastado y avergonzado.

Sin embargo, su desánimo lo estimuló a tomar acción y motivó su determinación. Decidió que al final de cada práctica por el resto de la temporada, tiraría cien tiros libres extras al canasto. ¡Y lo logró!


El momento llegó cuando Rumeal se puso en la línea de penalidad en otro juego, de nuevo con la oportunidad de hacer tiros libres al canasto. ¡En esta ocasión, solo quedaban tres segundos de tiempo, y el juego era de los finales de la NCAA!

¡Como un estallido salió el primer lanzamiento… canasto! ¡Y como un estallido salió el segundo tiro…canasto! Esos dos puntos dieron a Michigan la victoria y el Campeonato Colegial Nacional de la temporada.

Rumeal Robinson llegó a la NBA, y en el 1996 formó parte del equipo de Los Lakers de los Ángeles.

*******

¿Cuántas veces has intentado hacer algo, y después de tantos esfuerzos has fracasado? Hay veces que uno desea en su corazón realizar algo, o hacer algo que siempre quiso, y por alguna razón u otra no se logra, y el semblante de uno se cae porque piensa ¿En qué fallé? ¿Qué hice mal para no lograr lo que esperaba? Y hay muchos que terminan rindiéndose, mientras que otros buscan otra manera de lograr lo que con tanto esfuerzo se esmeraron conseguir.

Lo importante es no rendirse, investigar cual fue la falla, e intentar de nuevo. Hay un refrán que dice “el que persevera triunfa”, y ese es uno de los pocos refranes que yo podría decir que es cierto. Hay que ser pesimista para lograr lo que buscamos. Pero no te olvides de poner a Dios por delante de todo.

Eso es en lo secular. Pero, ¿Qué tal en lo espiritual? ¿A dónde has decidido llegar?

La gente se esfuerza para lograr mucho en su vida, pero ¿Cuántos se esfuerzan por lograr mucho en los caminos del Señor? Si nos fijamos, la gente va a Dios a pedirle, a clamarle, en oración y súplica, para que Dios los ayude en sus propósitos, en sus carreras, y en todo lo que ellos se emprenden lograr. Pero no le dicen que desean triunfar en el término espiritual, que desean ser predicadores de la palabra y llegar a muchos lugares, que desean evangelizar a los que no tienen el conocimiento de la palabra.

Dios quiere que prosperemos en lo secular, pero también quiere que lo hagamos en lo espiritual. Porque lo secular se acaba, y cuando partas de este mundo todo se va a quedar en la tierra. Sin embargo, lo espiritual perdura aún después de la muerte. La semilla que siembres en los demás darán frutos, y tu recompensa será aún mayor que la que recibirás en la tierra.

Filipenses 3:13-14 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14  prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Proverbios 10:4  La mano negligente empobrece; más la mano de los diligentes enriquece.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Paralítico de Betesda

La Caja Llena de Besos

Confianza - En las Manos de Dios